5.8.16

 A las Trece Rosas

Os fusilaron.
Joder que si os fusilaron.
Os fusilaron los fascistas,
los de la mujer en casa y maltratada,
los de la educación para los niños de los ricos,
los de viva Franco, viva Juan Carlos y su hijo Felipe,
los del reparto de hostias,
los de matar a quien piense igualdad.
Os fusilaron, hermanas.
No moristeis por nada,
os lo aseguro.
Poco más tengo más que mi conciencia y por eso lo sé.
Volverá la justicia que nos robaron.
Cuando cada libro de texto recuerde vuestra lucha,
cuando las feministas no olvidemos vuestros nombres,
cuando cada pueblo tenga una calle en vuestro honor,
cuando sea tricolor
la bandera que nos una,
la democracia habrá vuelto a este país.

7.7.16

A la tristeza la combato emborrachándola
aunque la muy cabrona
aguanta el alcohol mejor que yo.
Ella me da mil argumentos
y yo le insulto y le mando a la mierda.
Hasta en el debate me supera.
Se sabe más hermosa que yo,
más graciosa, más lista.
Ella sabe responder a los desplantes
ante los que callo.
Tiene una bonita mirada.
Se ríe de cada ridículo de mi existencia.
Lo que más odio de mi tristeza
es la superioridad con la que me mira.
Sabe perfectamente que yo no sería nada sin ella.

5.7.16

Me observa mi reflejo roto
desde un espejo sin tara.
No se atreve a preguntarme.
Se acobarda, como fiel sombra,
tras los gritos
que sólo a ella le ofrezco.
Sus ojos cambian de color
como los míos,
siente mi cansancio,
a veces pienso que la vergüenza que siento
jamás fue mía
sino que se la cogí prestada.
Conozco todas las preguntas
que no realiza.
Ambas sabemos que ninguna rotura
compensará esa respuesta.

1.7.16


Pero sólo lo segundo
me impulsa a escribir.
Bertolt Brecht

Quiero escribir poemas
sobre tu sonrisa
y no sentirme culpable
ni avergonzada.
Convertir en verso
cada gemido
que me provocas
como si las derrotas no fueran propias de nuestra estirpe.
Atreverme a rechazar reuniones
a cambio de una cerveza, un polvo
y olvidar, por un rato,
todas las luchas que tenemos a medias.
Nos tocaron malos tiempos para la lírica,
el sexo y el compromiso.

26.6.16

Miro a mi alrededor
y me doy cuenta
de que vivo,
dentro de este mundo de mierda,
en el mejor de los mundos posibles:
Rodeada de compañeras
que no se rinden,
que sonríen
y que no saben dejar de luchar.

22.6.16

Y quizá un sueño.
Un pequeño sueño.
La ilusión de un quizá.
Apenas eso.
Esperar que esta vez
no te cancelen la esperanza.

10.6.16

Corazón es,
objetivamente,
una palabra cursi.
Una palabra muy cursi.
Es la palabra cursi
que a veces usamos
para hablar con quien queremos.
Es la palabra cursi
que significa aquí estoy,
a tu lado,
para afrontar los miedos
y peligros.
Para decir quédate conmigo,
quedémonos juntos,
riamos.
En ocasiones usamos cursiladas
cuando dicen exactamente lo que queremos decir.

3.6.16

¿Qué escuchas cuando oyes España?
¿Escuchas la lucha de las mujeres,
su voto, su divorcio,
las luchas obreras,
los años de resistencia,
nuestros logros,
nuestros muertos?
Aún nos queda demasiado trabajo.

30.5.16

Me he tatuado
la palabra poesía en mi cuerpo
y aún no conozco muy bien las razones.
Sospecho las causas.
La poesía es mi oficio,
aunque me apasionen otras labores,
me gane la vida de otra manera
y el tiempo me lo roben otras causas.
Además, la poesía,
la mala poesía que escribo,
la que nunca será publicada,
es la causa por la que no me vuelvo loca.

20.5.16

Diógenes

Le soy fiel a cada uno de mis miedos
para cuidarme
de que ninguno decida abandonar.
Se encuentran perfectamente almacenados,
sin perder jamás ninguno,
ordenados por frecuencia,
forma de los monstruos
y dolor que causa en las entrañas.
Los acumulo todos,
al fin y al cabo,
se cuentan entre mis escasas propiedades.